jueves, 24 de marzo de 2016

Oimos: Vivir sobre una avenida

Durate 6 años viví en un dpto contrafrente, con ventanas hacia los patios de nuestros vecinos, con un silencio inigualable unicamente interrumpido por los gritos de felicidad de un vecinito sambullendose en su mega-pileta (siempre te odié pibito).

Ahora la cosa cambia y dos de mis ventanas dan a la "no-conocida-como-silenciosa" avenida Laprida de Villa Martelli, de aquí en adelante "MARTELLI VILLAGE", y todo el ruido que ello implica.

Lo cierto es que uno aprende a valorar -aun mas en mi caso- el silencio, como el que magicamente se da ahora mientras escribo; y que con el tiempo es como que van desapareciendo y a menos que se sucite algun intercambio verbal entre conductores (lease: se repuPIIIIIeen dos conductores) ya no se escuchan.

También me suele impresionar, sobre todo en los momentos de mayor movimiento como al medio dia o a la tarde cerca de las 18, el contraste entre el ruido de la calle y la tranquilidad de la casa. 

Otra de las grandes ventajas es asomarse a la ventana y ver el auto; recuerdo noches en que sonaba alguna alarma y nos quedamos el Sr. Marido y yo deseando que alguien la apague para confirmar que no provenía de nuestro auto, y por ende, que NO había que bajar para ver que pasaba.

En fin, algunas de las cosas que uno piensa cuando empieza a conocer un lugar nuevo...


viernes, 11 de marzo de 2016

Nos mudamos: La Casa Lisboeta

Bienvenida Aldu al mundo blogger de nuevo.
Pero mejor aun, bienvenida nuevamente a un momento de mate frente a la pc, tranquila, en silencio y a descargar palabas, generalmente sin sentido, sobre el teclado por primera vez en varios meses. 

Que paso? estoy SE - GU - RA que todos (muchisimos todos... ?!) se lo estan preguntando.
Nos fuimos de viaje? ojala, pero no.
Estuve sin internet? casi, pero no.
Estuve con mucho trabajo?, si, pero aparte.
Vicente esta hecho un peste? si, pero eso va a ser asi siempre.

Lo que paso es que desde la ultima semana de noviembre, en que dejamos nuestro departamente hasta la ultima semana de febrero, que ocupamos el nuevo, estuvimos viviendo en un limbo llamado "le ocupamos el living a mamá" y nos sumergimos en el mundo de la construcción para adquirir conocimientos tales como "la arena se compra por m3 y puede entregarse a granel, en bolsa grande o en bolsa pequeña".

Si, señores, como si no hubiera tenido poco con unos cuantos meses de tramites pre-durante-post venta; me han sido encomendadas tareas como comprar cal y esas cosas, pinturas y he pasado la vergüenza correspondiente. 

Pero afortunadamente, el tiempo pasa, las cosas se resuelven y aca estamos, mudados, con casi todo acomodado y con el tiempito de poder escribirlo.

Por qué se llama La Casa Lisboeta? 
Quien me lee hace un tiempo (que al menos una persona debe haber, espero, quiero creer, me ilusiono... je je je) sabrá que hace casi un año estuvimos de vacaciones en Portugal y que amé Lisboa; y que me encanto su arquitectura y su estilo de decoracion, que dentro de mis limitados conocimientos en el área puedo describir como una mezcla entre el diseño nordico o escandinavo -ese de TODO blanco- con el llamado british colonial -que es todo blanco pero con toques en maderas rusticas-. Gracias pinterest por la leccion de diseño de interiores.
(La culpa la tiene el dpto en que nos alojamos, que si quieren, lo puede ver --> acá)

Así las cosas, contactamos un estudio de arquitectos y les mostramos nuestra casita... y las fotitos de pinterest... y les dijimos "esto".
Llevó casi tres meses, pero aquí estamos; y en la medida en que vayamos terminando con la decoración -hoy en día tenemos lamparitas colgando del techo- lo voy a ir mostrando orgullosa.

Las fotos a continuacion son algunas que saqué en estos dias; y al final las de Pinterest que usamos de referencia.
Prometo fotos del paso a paso, no se si en breve, pero si antes del mes desde esta publicacion. Je.