viernes, 29 de noviembre de 2013

Comimos: MET


Como habrán visto en la publicación sobre el MET, recorrerlo puede llevar días. Como buenos turistas, sólo le dedicamos uno, que fue especialmente elegido por sus condiciones climáticas. Fue el sábado 20 de julio, que es recordado en Nueva York como el día de mayor calor en los últimos 11 años, por lo que decidimos que durante los momentos de mayor calor debíamos estar en lugares calefaccionados.

 

Sin embargo, como el día iba a continuar por muchos otros lugares, el outfit del día fue muy fresco.
La musculosa es de un local de la calle corrientes cerca de Almagro, realmente no lo recuerdo. El short es de Las Pepas; y debo decir que pese a lo lindo del corte y lo fina de la tela, no se bancó todo el día de vueltas y hubo que hacer unos ajustes al ruedo una vez en casa. La cartera es mi amada bandolera de Prüne y completo con mis lentes de sol de Marc Jacobs
Otro detalle "inspirado" en el calor es el peinado. Los que me conocen, saben que esas trenzas son marca registrada; son dos trenzas cocidas unidas en la base de la nuca. Cuando tengo el pelo más largo suelen dar toda la vuelta a mi cabeza y unirse en la coronita. Espero que puedan apreciarse en la foto, sacada en los baños super lindos del Met.

Pero no sólo voy a escribir hoy sobre ropa, también lo haré sobre otro de mis temas favoritos, lugares en donde ir a comer. Así como nos recomendaron almuerzar en el Museo del Louvre, supusimos que almorzar en el Met iba a ser igual de interesante.
El museo cuenta con 7 espacios para tomar algo o comer. Estos son "The Petrie Courte Cafe", "The American Wing Cafe", "The Trie Cafe", "The Balcony Lounge"; "The Great Hall Balcony", "Roof Garden Cafe And Martini Bar" y "The Cafeteria". También estan el "Patrons Lounge" y el "Members Dinning Room", cuya existencia no advertí en mi visita al museo, sino al chequear la información que estoy publicando en esta entrada. El motivo de esto es que son exclusivos para miembros y colaboradores del museo y por estar totalmente fuera de mi poder adquisitivo. 

Los otros espacios se encuentran en el edificio prinicipal del museo y en su mayoría son cafeterias con comidas frías, sandwiches y bebidas. Nosotros fuimos a "The cafeteria" porque nos pareció que contaba con una mayor variedad y con platos calientes.

Como hacía varios dias que no comíamos pastas, y porque los platos de carne nada se parecían a un asado -cosa que hacía que lo extrañemos más todavía- nos inclinamos por unos mostacholes con salsa. Lo acompaños con bebidas, pero no compramos nada como postre. También había platos de vegetales salteados y salad bar.

El plato era rico, lo mismo el pan; pero no nos pareció tan elaborado como fue en almuerzo en el Louvre, creo que fuimos con expectativas muy altas.


Por último, les dejo imágenes de otros lugares para comer algo en el Met.

BUEN FINDE! :)

martes, 26 de noviembre de 2013

DiariosdeViaje: Harayuku - templos + compras (como mi regalo de cumpleaños)

Harayuku es lejos uno de los distritos estrella de Tokyo. Es una zona comercial imposible de comparar con otras tanto en Japón, como en el mundo; no sólo por los personajes que se sabe recorren sus calles, sino también porque reune lo nuevo y lo viejo de la manera más extrema posible.

Para situarnos hay que aclarar que la zona tiene su epicentro en la Estación de la línea JR de Harayuku. Esta estación y las correspondientes vías del tren dividen la zona en lo nuevo y lo viejo. Por un lado tenemos el Yoyogi-Goen (o Parque Yoyogi) y por otro la zona de comercios que más estamos acostumbrados a ver cuando se habla de este barrio japonés.


Vamos a empezar con lo no tan usual. Este es el Parque Yoyogi, es un pulmón verde en medio de Tokyo, en cuyo interior se edificó uno de los templos más grandes de la ciudad y, es mi humilde opinión, el más lindo.
Para llegar al templo hay que recorrer un extenso camino; este parque, como la mayoría en Japón, es para caminar. Es decir, son largos senderos en medio de sectores de vegetación en los que no se permite sentarse y que cuentan con zonas determinadas de descanso.

El templo o santuario toma el nombre del Emperador al que se conmemora con su construcción. Tanto él, como su esposa Shoken, solían recorrer este paseo en vida del Emperador, por lo que a su muerte, en 1912, fue seleccionado para el emplazamiento del Templo en 1915. Su construcción duró más de diez años y se realizó enteramente en madera de ciprés y cobre. Por otro lado, el campo de lirios que ocupada este lugar fue reemplazado con más de 300 especies de plantas y árboles recolectadas por todo Japón.
El Emperador Meiji tuvo un papel fundamental en la historia de Japón, ya que fue el encargo de la Restauración necesaria después de la Era Tokugawa, la era en que los Samurais fueron transformandose en el asesinos a sueldo y comenzó el tráfico de productos extranjeros en virtud al bloqueo que el Shogun había establecido respecto del comercio con el exterior.
Hoy en día, en virtud de la "americanización" de la cultura japonesa, cuyo origen puede encontrarse en la apertura de la Era Meiji se está poniendo el tela de juicio ambas posturas extremas; tanto el bloqueo como la apertura total a culturas extranjeras.

A mitad del camino al templo se pueden observar barriles de Sake, dispuestos a modo de ofrenda, debido a que durante esta Era fue que comenzó a industrializarse su producción y su venta.

Durante la Segunda Guerra Mundial el Templo fue destruído por completo, terminando su reconstrucción en 1958.


El día que visitamos el Templo nos encontramos con una ceremonia, pudimos entender que era la Ceremonia del "Small Champion", es decir una ceremonia de premiación a un Campeón de Sumo.

Pero ahora vamos a lo divertido,  salimos del parque, cruzamos la estación, nos metimos en GAP, nos compramos unas remeras, y nos adentramos en la intersección principal de Harayuku.

Lo más característico de la zona son la cantidad de adolescentes vestidos muy llamativamente por las calles.
La primer aproximación que tuvimos los occidentales de estos estilos fueron las Harayuku Girl´s de Gwen Stefani, quienes la acompañaron en parte de su carrera solista. Las chicas si bien tenían origen nipon, la realidad que es que todas residian en los Estados Unidos, en donde fueron convocadas para el proyecto.

Aún así nos acercaron uno de los tantos estilos que se ven por la zona, el llamado Lolita. Este estilo es el más imporante y abarcativo, y se caracteriza por el uso de vestidos victorianos. Si sos varón, este estilo para vos se llama Kodona.
Otros estilos son el Decora (tierno, rosa y llego de accesorios que acá serían considerados de nena); cosplay (emulando personajes de manga y anime); rockabilly (Grease en el Yoyogi Park, con música del estilo en japonés); Ganguro (estilo "californiano, de chicas bronceadas, platinadas, con extensiones y uñas postizas).
 Los rockabilly me matan, las mujeres porque amo esas polleras y los hombres porque tienen casi todos cerca de 40 añitos!


Además hay gente vestida con mucha onda que no necesariamente ostentan algunos de estos estilos. Como ya dije en una oportunidad, los hombres también se esmeran en sus looks.

Ahora, uno se pregunta, todos los días se puede ver gente así vestida? La verdad que no; los días sábados son los de mayor concurrencia, sobre todo porque existen reuniones de los diferentes grupos; por ejemplo, los rockabilly se juntan a bailar los sábados en el parque. También se fijan fechas especiales, por lo que por lo general no son cientos los chicos que andan vestidos así por la zona.

Por último, como en toda zona comercial existen locales de las más grandes cadenas de ropa masiva del mundo, H&M, Forever21; pero el local que más llamó mi atención fue el de Topshop, que en su primer piso tiene una ventana a la calle donde un DJ invitado pasa música en vivo los fines de semana. Obviamente estos locales tienen varios pisos (el de Forever 21 tiene 8) y son recorrido a diario por miles de personas.

De este local gigante de Topshop, en el que había una pared cubierta de piso a techo con carteras, me traje mi regalo de cumpleaños. Es esa cartera en charol camel y verde, con hebilla dorada.
En la foto la estoy usando junto a un cardigan y un jean de Rapsodia, una remera que compré en De Pies a Cabeza en Recoleta y unas chatitas que compré hace muchos años en Facebook. 

He terminado. Me pregunto si alguien llegó al final de esta publicación...
Hasta la próxima, que prometo será breve para compenzar!

viernes, 22 de noviembre de 2013

DiariosdeViaje: Metropolitan Museum of Art ~ Chaos to Couture

Hacer un recorte de imágenes del Met resulta imposible, de hecho, una parte mía ya se está fastidiando con la selección que hice para esta publicación. Es uno de esos museos gigantes llenos de tesoros y con una cantidad tan abarcativa de obras y disciplinas que sintetizarlo, para alguien que no es un experto en el tema, resulta agobiante. Sin embargo, he aquí mi intento.

El Museo Metropolitano de Arte se encucentra ubicado en Manhattan y abrió sus puertas el 20 de febrero de 1872. Cuenta con una coleccion de más de 2 millones de obras de arte provenientes de todas partes del mundo, la cual tuvo origen en la colección privada de Robert Lee Jenkins donada al museo en su inauguración.
Hoy cuenta con obras clásicas de las civilizaciones como la griega o la romana, así como de civilizaciones africanas y asiáticas. Tambíen cuenta con enormes pabellones de esculturas, en las que se pueden observar réplicas y originales de artistas como Rodin, y obras de grandes maestros de la pintura como Rembrant, Velazquez o Van Gogh.


Pero para comenzar, hay que entrar. La entrada es gratuita, a pesar de lo cual, a los pies de esta magnífica escalera que nos recibe hay dos puestos de cajeros con una leyenda que dice "entrada sugerida u$d25". La realidad es que uno se acerca a estos muchachos y abona, a modo de colaboración, lo que uno prefiere. Dato importante para aquellos a los que no nos favorece el cambio.

Uno de los grandes tesoros del Museo es este templo egipcio, armado por completo dentro del mismo.
También hay una gran colección de objetos decorativos, sobre todo mobiliario.

Una de las postales que más me gusta de estos Museos, son los nuevos artistas que podemos encontrar trabajando sobre grandes obras. Sin dudas, este Sr. fue el que llevó esta expresión más lejos, montando un mini atelier frente a los pintores italianos.

También existe un pabellón de armaduras y objetos de guerra de diferentes períodos históricos, entre los que podemos encontrar esta formación que me pareció impactante, así como armaduras "gorditas" a prueba del físico del conocido Rey Enrique VIII.
Arriba de este pabellón, hay uno de igual extensión dedicado a instrumentos musicales.

 El último piso del edificio es una preciosa terraza con vista a la ciudad. Desafortunadamente, no pudimos aprovecharla mucho ya que las temperaturas rozaban los 40°, siendo el día más caluroso de los últimos diez años. Aún así, pude retratar este Jardín Oriental dispuesto en la terraza.

Un dato que desconocía del Museo es que aquí también tiene lugar el Instituto del Vestido. Esto se debe a la unión del Met con el Museum of Costume Art. Este cuenta con una colección de más de 8000 trajes, los cuales debido a su delicadeza no son exhibidos de manera permanente. En la fecha en que nosotros lo visitamos se exhibía la colección Punk: Chaos to Coutere; la cual fue inaugurada con la famosa gala en la que vimos a celebridades de todo el mundo vistiendo tachas y medias de red.

La colección presentaba diseños de las casas más importantes del mundo: Chanel, Versace, McQueen. 
A su vez, tenía una reseña histórica de la cultura Punk, nacida en la Gran Bretaña de los años 70 con melodías cortas, generalmente ruidosas y letras de protesta. Los Sex Pistols y The Clash serían los mayores exponentes britanicos y bandas como los Ramones y los Misfits harían los suyo en Estados Unidos. En los años noventa hubo un resurgimiento de la mano de bandas como Green Day.
La estética de este movimiento siempre fue descuidada porque se despreciaba la moda; el nombre Punk puede traducirse del inglés como sucio, vago o escoria, por lo que resulta hasta irónico que esta cultura de la anti-moda hoy sea un ejemplo de estilo super definido.
En esa sección del museo no estaba permitido sacar fotos, por lo que aclaro que las imágenes que se ven a continuación son de la pagina web del museo.

jueves, 21 de noviembre de 2013

Comimos: Violetto

Hubo un día de los que salí divina de alguna presentación de cosméticos en que el Sr. Marido Marce dijo "te tengo que sacar a pasear". Cabe aclarar que esta frase nace del hecho que siempre me saca a pasear, aún en vistiendo calzas y ojeras, con lo que estando tan arreglada, la salida comenzaba vislumbrarse como obligatoria.

Como casi toda mi vida, estaba antojada de pastas, asi que en nuestro afán por conocer lugares nuevos, hicimos una busqueda en internet y dimos con Violetto.


Se encuentra ubicado en F. Lacroze 1660 y tiene una ambientación muy prolija combinando una mesa muy bien servida, articulos vintage y mucho color violeta.
Nos recibieron con la clásica panera, con pan de pizza y pancitos que fueron a parar directamente a la los platos que pedimos.

El Sr. Marido se pidió unas pastas anchas al wok con vegetales (hongos, aji, berengenas) y yo me pedi unos ravioles de verdura a los 4 quesos. Quesos de los que no faltó ninguno.
Ambos coincidimos en que los platos estaban excelentes. 
Dado la abundancia de los platos, no hubo lugar para postres; por lo que me quedé con las ganas de probar el más espectacular postre el mundo, el Tiramisu. 
Será en la próxima oportunidad!

martes, 19 de noviembre de 2013

Miramos: la TardeOhlalera de Ferni Moreno

Yo fuí a una TardeOhlalera. Debo confesar que colgué con la publicación, pero esto esta muy acorde con mi realidad, en la que me olvido de compromisos o no sé claramente en qué día estoy viviendo (dígase día de la semana, dígase número del día), con lo cual esta bien. Prometo cambiar, pero estando tan cerca de fin de año, el "año nuevo vida nueva" me sirve como excusa para patear la promesa un par de meses. Mientras tanto, una amiga muy genia me regaló una agenda (gracias Cin, te quiero!)


De todas maneras, y pese al tiempo, no quería dejar de compartir esta experiencia.
Era la primera TardeOhlalera que iba, las hubo previas e incluso una posterior a cargo de Juliana Lopez May, que me la perdí por colgada (leer primer párrafo); y la verdad, no me imaginaba con qué me iba a encontrar.
Por lo pronto, en la puerta me encontré con mi amiga Ana, ingresamos a Sitio Palermo, muy cerquita de donde los patovicas de Justin Bieber le dieron lindo a un fotógrafo, y nos encontramos con el back de un desfile de modas. Los percheros dispuestos con la elección de prendas seleccionadas de Falabella para cada modelo y la zona de maquillaje a cargo de Lucía Numer, con productos Revlon.

Después de presenciar el back, pasamos a la pasarella. Allí nos recibió Ferni Moreno, editoria de la Revista Ohlala. Ella nos presentó 4 tendencias para la temporada primavera-verano, pero lo más importante es que nos contó como llega al resultado final de su trabajo y que resultó ser una loca lindísima.
Nos contó como encontrar los hilos principales de las colecciones de las primeras marcas, sumarlas a "streetstyle" pero nunca perder de vista nuestro cuerpo y nuestros gustos a la hora de vestirnos.
Ferni, amé tu vestidos de gatos.

Por mi parte, para la TardeOhlalera usé un vestido de DivinaBolivia, en algún lugar había una foto del look completo, que incluía unas chatitas CorreLola y una cartera de Prüne, pero no sé donde esta.
De todas maneras, la prenda má significativa se puede ver acá.
Que bien se siente sacar entradas del borrador :)
buena semana!!

viernes, 15 de noviembre de 2013

Fotografiamos: La Munich en Costanera Sur + look con artículos extranjeros.

Este último finde se llevó a cabo la Noche de los Museos, hemos sido grandes habitues pero estos últimos años ha habido tanta gente que esta vez solo lo usamos como inspiración para salir a dar unas vueltas.
Así, sumadas unas ganas de ir a tomar mate a algún lado, nos encaminamos a la Costanera Sur.

No teníamos un rumbo muy definido, por lo que nos dedicamos a vagar por la zona con el auto y a estacionar cerca de un edificio que nos llamó poderosamente la atención. Se trataba de "La Munich", una cervecería furor en los años 20, hoy sede del Museo del Humor.

Esta cervecería formaba parte del complejo de locales que junto a una hermosa pérgola conformaban el paseo de Costanera Sur. 


Fue el primer edifico en ser construido en terrenos ganados al río, por lo que para su ornamentación y estructura base materiales blandos como el hormigon armado. Se inauguro el 21 de diciembre de 1927, para dar comienzo con la temporada del Balneario Municipal, después de una construcción en tiempo récord de 4 meses y ocho días.
El húngaro Andres Kalnay fue el arquitecto a cargo de su diseño, el cual por su ecleticismo no encaja perfectamente en ningún estilo arquitectónico. Tanto su estructura exterior como su decoración interior, ambos a cargo de Kalnay, solo comparten estilo con otros edificios diseñados por el húngaro, casi todos cervecerías o confiterias cercanas a "La Munch", como la "Brisas del Plata " (hoy un salón de eventos hermosos en el que tuve el placer de festejar el casamiento de una amiga), "La Punch Naranja" y "La Alameda".

Todo su diseño tiene detalles de la ciudad de Munich, tanto los cristales y el mobiliario -perdidos durante el periodo de abandono del edificio desde 1970 hasta 1982-, como la ornamentacion exterior, en la cual se pueden observar figuras de personas alpinas sosteniendo las letras de la palabra Munich.
Cuenta con una planta principal y dos pisos en altura, ambos con terrazas. Por otro lado, esta rodeado por galerias y cuenta con una fuente en la parte posterior con 3 figuras humanas de tamaño superior al real.
El esplendor del edificio tuvo su ocaso en los años 70 cuando fue abandonado por su dueño y víctima de un sinumero de actos vandalicos. 
Sin embargo, 1980, la Municipalidad de la Ciudad se lo otorgó en concesión a la Gerencial de Relaciones Industriales de ENTEL para su restauración y adecuación como Museo de las Telecomunicaciones. Para estas tareas se contrató al propio Kalnay, quien con su hijo reconstruyeron el lugar y reemplazaron los vitrales, lámparas y mobiliario destruidos por nuevos articulos esta vez evocando a las telecomunicaciones.

Respecto de Andres Kalnay se puede decir que llegó junto a su hermano Jorge a la ciudad de San Nicolas de los Arroyos en 1920 cuando creyó que estaba llegando a Estados Unidos; conforme el destino original de la embarcación. Previo a esto habia realizado sus estudios de arquitectura en Budapest en la "Real Escuela Estatal Superior Húngara de Arquitectura", además de haber participado en la Primer Guerra Mundial.
Se vé que decidió quedarse en nuestra ciudad, falleciendo aquí en 1982.
Aca se lo ve en una de las galerias laterales del edificio.
Como dije al comienzo, hoy funcionan allí la Dirección General de Museos de la Ciudad de Buenos Aires y el Museo de Humor. Cuenta con una exposición permanente relativa al humor grafico nacional y exposiciones temporarias, en la actualidad se expone un trabajo homenaje a Manuel García Ferré.

Como no podía ser de otra manera, cámara en mano, era cuestión de minutos que nosotros salieramos en las fotos.
Qué me puse para ir de paseo? 
- Una camisa de Banana Republic de Nueva York. Talle Petite, ja! cuando me decían que busque ropa en la sección Petite pensé que me estaban mandando a la sección de niños; me costó entender que había una línea de ropa para gente pequeña, y que ese era mi caso.
- Musculosa y Short de Vitamina. Del outlet de la calle Aguirre. Si, no me da vergüenza decir que la mayoría de mis prendas son de grandes baratas. Amo revolver canastos, amo los hallazgos a buen precio. Chic? Glam? no se si tanto, pero mi cuenta bancaria (y mi marido) me lo agradecen.
- Chatitas Carmen Steffens de silicona azul. Las compré hace un tiempo en Río de Janeiro (cuyas fotos van a empezar a aparecer por acá) totalmente enloquecida con el calzado para la lluvia. Son comodísimas y su compra fue una de las grandes anécdotas del Shopping Barra en Barra de Tijuca.
- Cartera de Japón. Es de una supuesta marca italiana que liquidaba stock en un pequeño mall en Nara, la primer capital del país del sol naciente.
ps: no hacer caso a mi cara de dormida. 

El Sr. Marido Marce aceptó posar cual modelo frente a la fuente que se encuentra en la parte posterior de La Munich para mostrar su look. Unas zapas puma compradas en Glasgow (Sports Direct, alto lugar de pichinchas en Gran Bretaña), unas bermudas regalo de su último cumpleaños, y una campera estilo british comprada de Naha, Okinawa. Otra perlita de nuestra luna de miel. La compramos en un local con ambientacion britanica, Beatles de fondo, mucha ropa en colores negro, azul, marron pero llamado Nicole. Cosas de la globalización.

Espero les haya gustado la publicación de hoy, pese a la hora ;)
Buen finde!

viernes, 8 de noviembre de 2013

Comimos: Muffins de Banana

Érase un sábado a la tarde cuando el Sr. Marido Marce tuvo antojo de muffins de banana. Vaya uno a saber qué fue lo que se le pasó por la cabeza, pero allí verbalizó sus ganas de comer muffins.
Qué otra alineación de planetas se habrá dado para que sus ganas de muffins se correspondan con mis ganas de cocinar es también un misterio, pero de repente me encontré sacando la batidora y chequeando tener los ingredientes para la receta; que vendrían a ser los siguientes:

Harina leudante 125gr.
Chocolate en polvo 1 cuch.
Sal 1/4 cuch (casi nada)
Azucar 45gr.
Huevo 1
Leche 125ml.
Manteca 95gr.
Banana 1
Chips de chocolate 70gr. 


nota: los ingredientes corresponden a 6 unidades, en caso de planear una merienda multitudinaria no olviden de al menos, duplicar las cantidades!!

Preparación:
Batir el huevo junto al azucar (foto 1)
Por separado, derretir la manteca (foto 2) y una vez derretida incorporar la banana previamente pisada (foto 3).
Incorporar esta preparacion a la mezcla de la foto 1, junto con la harina y el chocolate en polvo (foto 4).
Incorporar también los chips de chocolate.
Por último, presentar en el molde. En este caso usé uno de silicona; también se pueden usar pirotines de papel.
Hornear a fuego medio por 30/40 minutos; esto depende de cada horno, el mío por ejemplo es muy fuerte, por lo que siempre me inclino por la menor cantidad de tiempo. Para darme cuenta de cuando están listos, uso un truco que me enseñó mi mamá -y que casi todos conocen-: meto un cuchillo en la preparación y cuando sale sin rastros de la misma está listo!

Espero haberlos tentado para este fin de semana. Con que al menos una persona me diga que los preparó, seré feliz.

Buen finde!