jueves, 17 de octubre de 2013

Comimos: Pad Thai en New York

Las crónicas alimenticias de Aldu nuevamente se remiten a la ciudad de Nueva York. 
Esta vez le voy a dedicar unas palabras a un pequeño restaurant ubicado Chelsea de comida Thai, o sea Tailandes, llamado Pad Thai, Noodle Lounge.
Un detalle personal respecto al lugar es que fuimos especialmente a buscarlo ya que esta cerca del departamento en el que estuvo viviendo el Sr. Marido Marce durante unos meses en el 2011.
También aclaro que la denominación de mi esposo será "el Sr. Marido Marce" ya que debido a la increible cantidad de oportunidades en que se  han refirido a él como Sr. Marido, me ha comentado algo similar a "tengo un nombre....", el cual vamos a agregar a partir de ahora.


Respecto a la ubicacion puedo decirles que queda en 114 8th ave., sin más detalle ya que debido al tamaño de la red de subterráneos y el manejo del mismo por el Sr. Marido Marce me entregué a sus indicaciones desconociendo totalmente como llegamos hasta el lugar.

Es un local chiquito muy bien ambientado. La pared de relojes me fascinó, y me pareció un detalle fantástico bien a fin al TOC que me caracteriza que estén todos en hora.

Pero ahora, vamos a los alimentos, como entradita -reemplazando al dip y al pancito que nos sirven en Buenos Aires- nos trajeron una salsa especiada, con curry, obviamente, y las croquetas de arroz de colores que se ven en la foto. No fueron algo que me haya resultado exquisito, pero esto es una posible consecuencia de mi amor por el pan; me es muy dificil reemplazarlo con otro alimento.

Los platos eran grandes, pero no tanto como para compartir.
Yo elegí un "Dancing Chicken". Delirante el nombre: Pollo que baila, o pollo bailarín, tal vez... que se traduce en un plato de pollo trozado salteado con cebolla y albahaca, servido con vegetales hervidos y un pure de papa especiado. Riquísimo, levemente picante, pesado. A tal punto que el Sr. Marido coloboró con los últimos pedacitos.

El Sr. Marido Marce pidió un plato de su adorado curry. En este caso un Curry verde al estilo tailandés, con hojas de bambú, albahaca, porotos zanahoria y pimientos, cocinado a fuego lento en leche de coco, con escalopes, y nobleza obliga, una porción de arroz blanco.

Comentario final: lo re contra recomendamos! Marce ha vuelto una vez, y yo volvería tambíen.
Nos da la posibilidad de comer un estilo de cocina a la que no estamos acostumbrados y que dificilmente se encuentra en Buenos Aires. Un brindis por Pad Thai!