lunes, 9 de septiembre de 2013

Fotografiamos: Yo también fui a ver a Yayoi Kusama en el Malba

De repente la Av. del Libertador se llenó de lunares y todos nos volvimos locos por una artista plástica japonesa llamada Kusama Yayoi. Como estábamos hablando de colores estridentes y Japón en la misma idea, no me lo podía perder.
Consecuencia, yo también fui a ver a Kusama en el Malba.

Se trata de una muestra itinerante retrospectiva de la Sra. Kusama que va a estar en Buenos Aires hasta el 16 de septiembre. Abarca sus comienzo en la posguerra japonesa, sus happenigs y performances en la Nueva York de Andy Warhol y su actualidad de lunares y colores. 
Su obra se caracteriza por la repetición, acumulación y superposición repetitiva de motivos, en la mayoría de los casos, lunares.

En mi humilde opinión de abogada, puedo dividir la obra en dos aspectos. El primero se trata de una recopilación de la historia de la artista, con recortes de diario, fotos y obras más tradicionales; y el segundo con cuatro espacios donde el espectador interactua con la obra. 
Amé esos espacios.
El primero es una habitación espejada con una "acumulación" de objetos, que ya que estaban tenían lunares.

El segundo espacio es una habitación oscura con luz negra y lunares fosforescentes. Era una habitación que simulaba un departamento como el de cualquiera de nosotros, pero intervenido por los lunares. Espero haber podido captar la escena.

El tercer espacio es lejos mi favorito. Es una habitación espejada en las paredes y techo, y con espejos de agua en el piso, salvo un camino para recorrer el lugar. Desde el techo colgaban lucecitas que iban cambiando de color en una secuencia que rondaría los 5 minutos hasta apagarse y comenzar nuevamente. 
En este lugar saqué la primer foto de la publicación.

El último espacio era donde el espectador más podía participar en la obra. Era una habitación completamente blanca, similar a la de luz negra. A la entrada se entregan unos stickers para este momento. Para cuando yo fui al Malba ya miles de personas habían pasado por ahí por lo que el lugar era una verdadera explosión de color. Algunos eufóricos se pegan los lunares en la ropa, en el pelo para estar a tono, yo me los traje a casa para "intervenir" un cuaderno.

Estos espacios fueron diseñados por Yayoi y armados en el Museo por los dos curadores de la obra: Francis Morris (curadora de la obra en el tate Modern de Londres) y Phillip Larrat-Smith (que para mi sorpresa resultó ser el vice-curador del Malba).
Hoy en día Yayoi tiene 84 años y vive en Tokyo (la envidio MAL) y reparte su tiempo entre su estudio de arte y la clínica psiquiátrica en la que vive desde 1977 cuando dejó Nueva York y volvió a su país.

Pero el Malba no es solo sus exposiciones temporarias, también tiene una colección de Arte Latinoamericano Moderno con algunos de nuestros grandes: Frida Kahlo, Botero y los siguientes.

Qué me puse para ver a Yayoi? una mezcla de gangas de mi armario.
La campera es de Desiderata, comprada en el outlet de la calle Aguirre. Detalle: le faltaban dos botones, las vendedoras me los buscaron y me los cosí un día a las apuradas en el trabajo. La bufanda es DIY y la cartera de Prüne, una regalo de mi Sr. Marido de hace mucho tiempo. La pollera es Banana Republic, comprada en los outlet de Canal Str. en Nueva York. Los abotinados negros los compré en la Av. Cabildo en las "super rebajas por inundación", no los había agarrado el agua, pero estaban rebajados igual. Y por último, el sweater es de Zara, y esto no tuvo nada de ganga!
Estaba abrigadita porque hace un par de semanas que fue esto, hoy al menos le hubiera sacado la bufanda.



Nuestra querida Marta Minujin y Andy Warhol.
Warhol, Warhol everywhere...


Manifestación de Berni, de 1934, exponiendo la gravísima situación social de los años 30.


Exclusión, de 1999. Lo que me llamó la atención de esta obra es que la consideré reciente, cuando tiene más de 10 años entre nosotros. Cualquier semejanza con la realidad, es mera coincidencia?


Esto ha sido todo por hoy!