lunes, 30 de septiembre de 2013

Lucimos: Mi regalo de cumple de Macy´s

Para variar un poco, hoy preferí volcarme a otro tema y otra ciudad. Vamos a dejar un ratito Tokyo y sus distintos distritos para volver a Nueva York y hablar del regalo de cumpleaños que me hizo mi Sr. Marido estando allá. Así, porque se me ocurrió.

El regalo es el conjunto que se ve en la foto. En realidad, esta foto es del casamiento por civil de unos amigos, en la que oficié de fotógrafa, y por ende tiene algunos artículos más. Pero para abocarnos al regalo, es el conjunto que se ve en el centro. Pantalón al tobillo (ankle pants para definirlo con propiedad) rojo y blusa en rojo azul y blanco. 


Ambos fueron elegidos por mi Sr. Marido es la gigantísima Macy´s, de la cual ya haré una reseña, aunque casi todos ya saben que es.
Con el Sr. Marido solemos elegirnos la ropa, nos gusta vestirnos bien, pero sobre todo nos gusta vestirnos bien para nosotros mismos; así se fue tornando habitual que salgamos a comprar ropa juntos, que hagamos una crítica de lo que elegimos y hasta que nos elijamos ropa mutuamente. 

Eligió para mi este conjunto de la línea Michael de Michael Kors que se vende en la tienda departamental. Al principio dudé, porque había visto las prendas y me dieron la sensación de estar diseñadas para mujeres mayores que yo (que soy una adolescente, obvio -.-), pero una vez puesto me gustó muchísimo; sobre todo la blusa, a la cual encuentro muy favorecedora. Además lo compramos de re-contra-super-mega SALE, quizás una última característica que lo hizo irresistible. 
El día del civil de Julieta&Damián le agregué un saco corto de Uma, unos zapatos de taco chino de 4 centímetros de Corre Lola y mi adorada cartera crossbody (ja! me matan esos nombres!!) o bandolera de Prüne. 
Este cartera también tiene su historia. Me la regaló Marce hace muchos años, cuando empecé a trabajar en un estudio jurídico haciendo tribunales y lo convencí de que la necesitaba porque "era más cómoda una bandolera que una cartera al hombro", solo que no era cualquiera bandolera la que yo quería sino ESA y lo volví loco para que la consiga. 

Esta es una de las fotos que más me gustan del civil, espero que los chicos no se enojen porque la estoy publicando... la novia esta media movida, pero la cara tanto de ella como del novio y de los testigos (mi Sr. Marido y Taty) me parecen geniales.


Como ya muchos saben, Macy´s es la tienda departamental más grande del mundo. Es realmente agotadora, recuerdo estar llegando al ultimo piso sólo para decir que "no me había ganado". 
La fundó hace más de 150 años (153 puntualmente) un Sr. apellidado Macy (Rowland Hussey Macy) y no era tan grande como hoy. Tuvo varias direcciones hasta quedar instalada en la manzana de la calles 35, la av. 7, la calle 35 y la av. Brodway; la manzana esta compuesta por el edificio de Macy´s propiamente dicho y por otros locales comerciales que se fueron adosando lentamente. 
Se pueden comprar desde chocolates hasta ropa, muuuuuucha ropa y cosméticos, muuuuuchos cosméticos.
Planeando nuestro viaje pensé que me iba a costar mucho no querer pasar todos los días a buscar ofertas, más estando tan cerca del hotel; sin embargo, hay tanto para comprar en Nueva York que de los 10 días creo que sólo habremos ido 4. Nada. :P 
Tengo muchas bolsas blancas con la estrella roja en casa, que irán siendo mostradas de a poco.
Hasta la próxima!


viernes, 27 de septiembre de 2013

DiariodeViaje: En vivo desde Tokyo II

Hoy toca recordar el segundo mail escrito desde Japón. A medida que pasaba el tiempo íbamos descubriendo más cosas, y por ende los mails salían más cargados.

27 de septiembre de 2012
nosotros andamos bien, preparandonos un te para irnos a dormir.
son las 7 de la tarde, pero como estamos haciendo un horario rarisimo ya nos vamos a dormir. nos estamos levantando cerca de las 6 de la mañana, desayunamos mientras preparamos el itinerario y después salimos. así aprovechamos el día muchísimo, ya que amanece cerca de las 5 y a las 5 de la tarde ya esta oscureciendo. no sabemos como es que terminamos teniendo esta rutina, pero como nos sirve, no la vamos a cambiar.

ayer recorrimos los barrios de Akihabara y Ginza. Akihabara es uno de los lugares más locos del mundo, es la zona del anime, de los videojuegos y de la electrónica. vimos locales enormes de sega y de productos de series de televisión. me quise comprar todo, seguramente vuelva con varias cosas compradas ahí. 
después nos fuimos a un templo SensoJi, y nos llevamos la misma impresión que cuando entramos a cualquier iglesia, gente rezando, recuerderias con "buditas" en lugar de santitos y ofrendas! igual acá las ofrendas tienen mucha mas onda. la cosa es así: hay unas paredes con unos cajoncitos muy lindos de madera con números, al lado hay una tacho de metal con una perforación y sobre el mueble que tiene los cajoncitos una ranura para la ofrenda. procedimiento: se agarra el tacho de metal (después de haber hecho la ofrenda OBVIO), se sacude hasta que sale una varilla con un numero, se busca el cajón con el numero que coincide con el de la varilla, se abre y se saca un papelito con la fortuna. 

despues de ahi nos fuimos a Ginza, que es como un barrio super caro, y cuando digo super caro, es SUPER caro. estan los locales mas grandes de la casas mas importantes de ropa. todo brilla, todo es luz y la gente que lo circula tiene una fortuna invertida en ropa. 

hoy nos dedicamos a las afueras de Tokyo, fuimos a las ciudades de Yokohama y Kamakura.
Yokohama es una ciudad super moderna, no hay nada, solo el edificio mas alto de Japón, que lo miras desde abajo y te vas, y un buque museo.
Kamakura es otra historia, es, mejor dicho, historia. es una ciudad re vieja que se mantiene vieja. vimos de esas casas que tienen paneles de madera y cualquier cantidad de cacharritos japoneses de porcelana blanca y dibujos en azul. también había muchos locales con papelería: sobres, anotadores, papeles de carta. pero lo mas importante era aun buda enorme, que nos pareció una estafa por la mas de media hora que tuvimos que caminar para verlo.

les adjunto fotos!

la vista del hotel de día. la AMO. es un lago que rodea el palacio del emperador.


miércoles, 25 de septiembre de 2013

DiariosdeViaje: En vivo desde Tokyo


Hace exactamente un año estaba cumpliendo uno de mis mayores sueños. Estaba llegando a Japón y cruzando la famosa (al menos para los fanáticos de Japón) esquina de Shibuya.
Para compartir ese momento, les escribí a mis familiares y amigos este mail, y tuve tan buena repercusión que lo voy a lanzar a la nube!!


25 de Septiembre de 2012

antes de comenzar a escribir, quiero ponerlos en situación  ustedes están en la tarde del martes 25 de septiembre, yo estoy en la madrugada del miércoles 26. seguramente ustedes están en sus tareas cotidianas, esperando el horario de salida para volver a casa. yo, en cambio, estoy en la habitación del hotel, con una vista espectacular de la ciudad de Tokyo completamente dormida. los días arrancan muy temprano (el sol sale a las 5am) y ya cerca de las 21hs cierran los locales y todos se van a dormir. 
por lo poco que vimos hasta ahora, las cosas son blancas o negras, ejemplo: o es un bardo de gente MAL o no hay gente en la calle, o es un quilombo de música  ruido, gritos o se escuchan los cuervos (que tomarían el lugar de nuestras palomas) sin que nadie les de bola.
así las cosas, TODO Tokyo, incluido Marce, duerme, mientras yo escribo este mail.

pero me estoy adelantando. el vuelo fue excelente, comimos como cerditos y hasta nos regalaron chocolates por estar de luna de miel. no es que hubiera querido hacer otro tramo de 10 horas de vuelo, pero si es cierto que llegamos bastante enteros, lo suficiente para comer algo y salir a caminar habiendo estado sin dormir por mas de dos días (casamiento+vuelo).
dato de color: hicimos migraciones y aduana en ezeiza con todo el plantel de tigre. altos metrosexuales, por no decir putos!! llenos de carteras louis vuitton y pelito teñido de amarillo con gel.

bueno, así llegamos a Tokyo. en el aeropuerto de Narita nos ubicamos enseguida y pudimos hacer todos los tramites necesarios para el transporte: cambio de pases de tren, compra de pases para subte, averiguamos por lockers para dejar las valijas en trayectos cortos ... una vez terminado todo, salimos a la ciudad.
ahora, yo se lo que se estarán preguntando: en que idioma hicimos todo eso??? para desilución del lector lo hicimos en ingles, explico porque: era mucho mas fácil para la gente de las oficinas de turismo explicarnos en ingles que hacerlos sufrir haciéndome entender las indicaciones en japones. sin embargo: todo el resto del día hablamos en japones para movernos por la ciudad, comer y comprar! porque si, ya me compre un par de cosas jajajaja
comimos con bandejitas en la calle y compramos en las maquinas expendedoras. nos divierte mucho ser tan turistas!

domingo, 22 de septiembre de 2013

Disfrutamos: fantástica esta fiesta!

Y llegó el gran momento!
Para este hora, hace exactamente un año ya habíamos celebrado nuestro matrimonio en la Iglesia Santiago Apostol del Belgrano, previa eterna espera al organista Enrique que supe llegar 15 minutos (de los 30 que dura la ceremonia) tarde a la iglesia. También había empezado la fiesta y ya estábamos todos con la pancita llena y entonaditos bailando/saltando al ritmo de la música.

Dejo algunas fotos de esa hermosa noche en la que nos declararon marido y mujer.

Disfrutamos: cosas de novia

Llegamos al 22 de septiembre!! 
Pero a ese 22 de septiembre no llegamos así nomás. Hubo toda una transformación de la persona que se ve todos los días, de chatitas y a veces (SOLO A VECES) ojeras a la novia radiante.

Comenzamos con el maquillaje. Estuvo a cargo de la Tía Fabiana, no porque ella me maquillara, sino porque ella elegío el estudio Brandt Maculan y fuimos juntas a la prueba de maquillaje. Era un maquillaje suave, debido a que no suelo maquillarme mucho aunque marcaba mis rasgos cosa que para las fotos estuvo genial.
Fue un flash salir a la calle e irme a trabajar así producida.


El peinado estuvo a cargo de Natalia Soledad Bogado, recomendación de Rocio, una amiga que se casó unos meses antes que nosotros (con el mejor amigo de mi Sr. marido :) ). El peinado era una trenza alrededor de la cabeza, un batido en la coronilla y esos rulitos que se ven en la foto. La idea era aprovechar los varios colores de mi pelo.

El ramo, y tambíen por recomendación de Rocío, se lo encargué a LM Flores. Era en blanco y rosa, pero no me pidan que les diga las flores porque no las sabía ni cuando lo llevaba por la iglesia. Creo que las rositas era Lisiantus, que aprendí que la última letra era una "s" y no una "n" recién cuando lo busqué en Google para ver si existía ese nombre para una flor. Era muy bonito, super delicado.

Por ultimo, el vestido! Era de Celina Valiente y además de lo lindo del vestido, lo que con mayor frecuencia recuerdo es lo que me divertí mientras lo iba haciendo. Íbamos con mi mamá, por que su vestido también fue de ella y nos moríamos de la risa.
El vestido tiene escote Marilyn y falda irregular en muselina con apliques. En el escote tenía un encaje bordado y venía acompañado de unos manguitas con apliques haciendo juego.
Me quedó pintado al cuerpo, no se movió ni un solo milímetro a la largo de la noche, y eso que bailamos, saltamos y me revolearon por el aire.
Esta foto la sacó mi amiga Gi durante una de las pruebas y la segunda foto es del hotel en donde nos cambiamos las testigos, mi mamá y yo antes de la fiesta.

Como detalle final, esto es toda la ingeniería que sostenía mi peinado. Terminada la fiesta, y mi marido desmayado de sueño, yo estuve 45 minutos sacándome el peinado y el maquillaje para irme a dormir... pero que linda que estaba!!

sábado, 21 de septiembre de 2013

Disfrutamos: preparándonos para el 22, ah! y el día de la primeravera

El viernes 21 de septiembre de 2012 prácticamente no nos enteramos de que era el día de la primavera. A pesar de lo mucho que lo habíamos tenido presente en la planificación de TODO, con honestidad a nosotros se nos pasó de incógnito.
Este día lo usamos para prepararnos para el gran día gran, de ceremonia y fiesta, de vestidos y de luna de miel.

Este hermoso lugar que se ve abajo es el salón donde hicimos la fiesta. Se llama Bahía Punta Chica, y llegamos a él por la recomendación de una pareja amiga -los papas de Lolita :) -, quienes lo habían elegido para su casamiento pero por esas cuestiones de las reservas no pudieron. No vimos otro salón, ese nos encantó. Como no teníamos elegida para entonces una fecha en particular, vimos los sábados libres y optamos por el 22 de septiembre para casarnos en primavera.


La ambientación la hicimos nosotros. Constaba de lo siguiente: un florero tuvo con clivias, una velita de noche y una bochita con golosinas. Mi alma de gordita dijo presente. A su vez, la mantelería era en blanco y rosa viejo, y habia unas sales color salmón que la gente del salón optó por no poner, (gracias muchachos! ... ). También conseguimos vasitos de Starbucks para la mesa dulce (muchas gracias a todos los que nos ayudaron a conseguirlos!!) y un libro de firmas.

Los colores que elegimos eran porque las sillas no estaban vestidas. Era sillas de las llamadas Convención (eso creo al menos) pero en lugar de ser negras eran en rojo y dorado, la verdad es que me encantaron.
La mesa quedó así como en la siguiente foto. Conste que en esta mesa ya había desaparecido la bochita con las golosinas!!

El libro de firmas esta en una mesa junto a un cuadro. Esta bueno publicarlo, ya que como la gente del salón no lo ubicó donde correspondía no fue visto por la totalidad de los invitados. Es un cuadro (de los que ahora vi que se usan muuucho) DIY, myself, en mi caso. Es un marco hippie chic pedido por mercadolibre, le pedimos al vendedor que pusiera un hilo sisal para colgar las fotos, pero siendo un casamiento él nos sugirió las cintas de encaje; que por cierto quedaron muy delicadas. Ese cuadro hoy está en nuestro living comedor.

Por último, había que preparar la valija. El 22 yo salía de casa a producirme de novia a un hotel con mi mamá y unas amigas, y Marce salía directamente a la iglesia vestido de novio. De ahí a la fiesta, de ahí al hotel a dormir algo y de ahí a Ezeiza, en el auto de mis papas, que nos pasaban a buscar con nuestra valijas. Pregunta: cuando armábamos la valija? el día de la primavera!
En esa bola de cosas se pueden ver un vestido camisero negro de ComoQuieresQueTeQueira, una vestido de Rapsodia, la pollera plisada de Complot que usé en el civil, un vestido de encaje que me regalaron mis amigas para mi cumpleaños y un par de cosas más. Cuando vi el tamaño de la pila, tuve que hacer algunos recortes... Quizás a los largo del tiempo vaya publicando fotos de la luna de miel y se vea que prendas prevalecieron.

Mañana, sintonicen el mismo bati-canal, a la misma bati-hora que se suben las fotos de la fiesta!






viernes, 20 de septiembre de 2013

Disfrutamos: a 365 días del comienzo de los festejos

Hace exactamente un año estábamos en casa con familiares y amigos festejando nuestro casamiento,
Fue el jueves 20 de septiembre el día que elegimos para acudir al Registro Civil y poner la firma en el libro de Matrimonios de la Ciudad Autónoma.

El día elegido lo fue por un tema práctico, queríamos tener un día de descanso antes de la ceremonia en la iglesia y la fiesta: y porque nos imaginamos que el 21 de septiembre, día de la primavera, se iba a casar mucha gente.

Nos juntamos todos a las 11 de la mañana, a las 11:30 nos hicieron "la pregunta de rigor" y en unos minutos salíamos a la calle con nuestra libreta roja camino a casa a comer y a brindar, cosa que tanto nos gusta.

Una mención especial a la decoración de la torta, a cargo de mis papás; que prepararon una muñequita de River Plate y un muñequito de Boca Juniors. El resto del lunch fue el usual: sandwichitos de toda clase, fosforitos (que los amo), canapés y masitas para acompañar esta torta, que estaba genial.

Como estaba vestida la novia, o sea, yo?
Elegí algo muy sencillo pero con historia, historia en la pareja.
Arriba usé una remera sin mangas de Forever 21, con apliques en los hombros, que eran como pequeñas rositas. La compré en Oxford Circus, Londres, en nuestro viaje del 2011 (sobre el cual pueden leer acá: BelfastBrightonDublinEdimburgoGlasgowLondres y Paris)
La pollera es de Complot, de la temporada de invierno, plisada en rosa pálido, verde y negro. La amé cuando la ví y no dudé en comprarla.
 
Las chatitas son de Paruolo, de glitter doradas. Marce me las había regalado para la Navidad pasada. Confieso que pensaba usarlas para la iglesia con el vestido blanco, pero me lo prohibieron terminantemente todos. Ahora que lo pienso, por el único motivos por el cual no me arrepiento de hacerles caso, es porque se me hubieran estropeado mucho.
La cartera es de Zara, otro regalo de mi Sr. Marido.
Por último, el aplique del pelo. Me hice una raya al costado con una trenza del lado izquierdo y me puse un aplique comprado en la casa donde mi mamá se compró el suyo para su casamiento.
Por otro lado, la novia, o sea yo, tenía dos ramos. No porque fuera una fanática, sino todo lo contrario. Había avisado que no iba a llevar rama en la ceremonia por civil, entonces mi mamá y la abuela de Marce me llevaron uno cada una. En agradecimiento a ellas, anduve con los dos ramos todo el día.

Fue un día precioso, el primero de una seguidilla de días geniales, que prende compartir acá.
Hasta la próxima y feliz aniversario a nosotros ;)


lunes, 9 de septiembre de 2013

Fotografiamos: Yo también fui a ver a Yayoi Kusama en el Malba

De repente la Av. del Libertador se llenó de lunares y todos nos volvimos locos por una artista plástica japonesa llamada Kusama Yayoi. Como estábamos hablando de colores estridentes y Japón en la misma idea, no me lo podía perder.
Consecuencia, yo también fui a ver a Kusama en el Malba.

Se trata de una muestra itinerante retrospectiva de la Sra. Kusama que va a estar en Buenos Aires hasta el 16 de septiembre. Abarca sus comienzo en la posguerra japonesa, sus happenigs y performances en la Nueva York de Andy Warhol y su actualidad de lunares y colores. 
Su obra se caracteriza por la repetición, acumulación y superposición repetitiva de motivos, en la mayoría de los casos, lunares.

En mi humilde opinión de abogada, puedo dividir la obra en dos aspectos. El primero se trata de una recopilación de la historia de la artista, con recortes de diario, fotos y obras más tradicionales; y el segundo con cuatro espacios donde el espectador interactua con la obra. 
Amé esos espacios.
El primero es una habitación espejada con una "acumulación" de objetos, que ya que estaban tenían lunares.

El segundo espacio es una habitación oscura con luz negra y lunares fosforescentes. Era una habitación que simulaba un departamento como el de cualquiera de nosotros, pero intervenido por los lunares. Espero haber podido captar la escena.

El tercer espacio es lejos mi favorito. Es una habitación espejada en las paredes y techo, y con espejos de agua en el piso, salvo un camino para recorrer el lugar. Desde el techo colgaban lucecitas que iban cambiando de color en una secuencia que rondaría los 5 minutos hasta apagarse y comenzar nuevamente. 
En este lugar saqué la primer foto de la publicación.

El último espacio era donde el espectador más podía participar en la obra. Era una habitación completamente blanca, similar a la de luz negra. A la entrada se entregan unos stickers para este momento. Para cuando yo fui al Malba ya miles de personas habían pasado por ahí por lo que el lugar era una verdadera explosión de color. Algunos eufóricos se pegan los lunares en la ropa, en el pelo para estar a tono, yo me los traje a casa para "intervenir" un cuaderno.

Estos espacios fueron diseñados por Yayoi y armados en el Museo por los dos curadores de la obra: Francis Morris (curadora de la obra en el tate Modern de Londres) y Phillip Larrat-Smith (que para mi sorpresa resultó ser el vice-curador del Malba).
Hoy en día Yayoi tiene 84 años y vive en Tokyo (la envidio MAL) y reparte su tiempo entre su estudio de arte y la clínica psiquiátrica en la que vive desde 1977 cuando dejó Nueva York y volvió a su país.

Pero el Malba no es solo sus exposiciones temporarias, también tiene una colección de Arte Latinoamericano Moderno con algunos de nuestros grandes: Frida Kahlo, Botero y los siguientes.

Qué me puse para ver a Yayoi? una mezcla de gangas de mi armario.
La campera es de Desiderata, comprada en el outlet de la calle Aguirre. Detalle: le faltaban dos botones, las vendedoras me los buscaron y me los cosí un día a las apuradas en el trabajo. La bufanda es DIY y la cartera de Prüne, una regalo de mi Sr. Marido de hace mucho tiempo. La pollera es Banana Republic, comprada en los outlet de Canal Str. en Nueva York. Los abotinados negros los compré en la Av. Cabildo en las "super rebajas por inundación", no los había agarrado el agua, pero estaban rebajados igual. Y por último, el sweater es de Zara, y esto no tuvo nada de ganga!
Estaba abrigadita porque hace un par de semanas que fue esto, hoy al menos le hubiera sacado la bufanda.

viernes, 6 de septiembre de 2013

Comimos: Hamburguesas en la Gran Manzana: Five Guys y Shake Shack

El NewYorker de mi Sr. Marido confeccionó un Top Tres de hamburguesas que yo debía probar en Nueva York. Las ordenó según su puntuación, y organizó la agenda del viaje para escalonadamente ir a probarlas. 
Los dos primeros lugares son típicos lugares de comidas rápidas -ya verán que el tercer lugar era un poquito más sofisticado- pero con algunas peculiaridades.




TOP 3 - Five Guys, Burguers and Fries: He aquí el primer lugar que conocimos, esto dicho de modo absoluto porque técnicamente fue el primer lugar al que fuimos a comer ni bien llegamos a la ciudad.
Situación: aeropuerto (cambio de ropa en el baño, verano mode ON), colectivo, hotel, mínimo descanso, pensamiento: tengo hambre, pregunta: a donde vamos a comer?, respuesta: a five guys!
Caminamos unas pocas cuadras y cerquita del Madison Square Garden (que cada vez que lo nombro mi mamá dice "menos mal que fueron porque lo van a demoler") encontramos una sucursal. 
Como ambientación es austero, bastante podríamos decir. Mesas y sillas en blanco y rojo, una barra, cuadros con recortes periodísticos del lugar. Una mesa con dispenser de bebidas, servilletas y aderezos, y muchos tachos de basura. Demasiados.
En el fondo, la caja, un largo mostrador y el sector donde se entregan los pedidos. Haciendo honor al nombre, y como primera particularidad, el local sólo cuenta con 5 empleados (five... guys...): uno cobra, otro prepara las hamburguesas, otros las papas fritas, otro termina y entrega el pedido, y el ultimo anda dando vueltas ayudando donde se lo necesita, sea en la cocina, sea ordenando el salón. Generalmente son afroamericanos o latinos, por lo que tienen toda la onda: gritan, cantan, bailan; podemos decir que están un poco "tocados" también. Otra particularidad del lugar es que la bebida de las servís vos y tiene re-fill ilimitado. Suena tentador, aunque ya de por sí el vaso es tan grande que no lo recargas más de dos veces.
Una mención aparte merecen las papas fritas, a tal punto que su fama ha hecho que en el local se exhiban las bolsas de papas tal y como se las deben comprar al mayorista.
Opinión gastronómica de Aldu: una muy rica hamburguesa, buen pan, muchos condimentos para mi gusto. Excelentes papas fritas. Merecido puesto número tres.

Top 2 - Shake Shack: Días más tarde y después de una recorrida por Times Square decidimos buscar un lugar mas tranquilo para almorzar. Nos tomamos el subte - no se para qué lado ni qué línea - y nos fuimos a Madison Square a conocer Shake Shack. Este parque se encuentra en frente del Flatiron Building (o Edificio Flatiron, o Edificio con forma de porción de pizza como lo llaman allá). Tuve miedo de almorzar en una plaza un día de mil grados, pero me equivoqué.  En el medio de la plaza y rodeado de mucha sombra estaba Shake Shack.

Tiene más variedad de productos y para agilizar la atención por el mostrador derecho se toman los pedidos de comida, por el centro se entregan y por el mostrador izquierdo se toman y se entregan pedidos de bebidas, licuados y helados.
Pedimos un combo con dos hamburguesas, ya que estas son un poco más chicas que las de Five Guys; y se sirven en una cajita. Cada producto tiene su respectivo dibujito (como se ve en la foto) y las papas fritas vienen en cantidades abundantes y con formita rara.
Opinión gastronómica de Aldu: un muy buen total, es decir todo era bueno. Las papas exquisitas. La bebuda se mantenía fría a pesar del calor y la hamburguesa estaba buena. Lo mejor de todo, el pan, lejos el más rico, casi consigue elevar este lugar al número uno del ranking.

Por último, una foto que me sacó Mike - :) - que me encanta. Él la desechó, no se por qué, y acá la rescaté.
Tengo puesto un vestido de La Coquette comprado en Tienda Hey MCFLY. La primera vez que lo ví no me animé a comprarlo, pero al tiempito volví a por él. Lo combiné con mis lentes favoritos, rosas y con estrellitas de Marc Jacobs.


miércoles, 4 de septiembre de 2013

Lucimos: Sabon NYC - Spring Str, Soho

Como siempre digo, de viaje nos entregamos a la tiranía de los paseos a pie. En Nueva York fueron más duros que en otros lados porque los 42° grados y el sol radiante son una verdadera amenaza, pero aún así nos adentramos al SOHO, botellita de agua en mano.

Algo que puse observar en esta ciudad es que la mayoría de los locales comerciales están diseñados espectacularmente. Nada de unos percheros o unos estantes para exhibir la mercadería. Sillones, mesas, muebles, ambientaciones super completas y sofisticadas. Como no podía ser de otra manera, los locales de productos de belleza no se quedaban atrás.

Caminando por la calle Spring me tiré de cabeza adentro de un local que tenía en un fondo un lavamanos gigante. Después me tomé el trabajo de fijarme qué vendían y cómo se llamaba. Era el local de Sabon, una marca de productos de belleza elaborados con materias primas del Mar Muerto, y que se pueden encontrar en las principales ciudades del mundo. Desafortunadamente no se venden en nuestro país. 

Por eso ahora, vamos a ver de qué se trata este lavamanos gigante y qué productos pudimos (si, en plural porque mi Sr. Marido no se lo quiso perder) probar.


El local estaba ambientado en madera oscura, con estantes y bibliotecas para exhibir los productos entre los que podemos encontrar lociones para el cuerpo, cremas exfoliantes, fragancias, y jabones; en presentaciones de distintos tamaños. Además de cajas para regalos, canastas y artículos para baño.
Cuentan con productos diferenciados para hombres y niños.

Al fondo del local estaba el lavamanos. Era una pileta de material con terminación rupestre y con 3 canillas, lo que permitía que varias personas pudieran probar los productos al mismo tiempo. El agua se regulaba con un pedal al pie del lavamanos, para evitar que nuestras manitos llenas de crema anden toqueteando los grifos. A los costados había dos mueblecitos con los productos de probador. Por un lado, las cremas exfoliantes y por otro las humectantes ligeras o espesas.

En un principio utilizamos las cremas que nos propuso la vendedora, mi Sr. Marido con fragancias masculinas más bien secas y fuertes; y yo con fragancias florales suaves. Ya entrando en confianza y fiel a mi "naturaleza inquisitiva" (por no decir caradurez) empecé a probar todas las cremas que pude: cremas de manteca y coco, geles, lociones. 
Una vez que terminé de investigar el mueblecito, me dediqué a investigar los estantes, en los que me probé todos los perfumes y body splash que encontré, convirtiéndome en una bola encremada de aromas predominantemente cítricos.

Por último, y de manera casi obvia, hice una compra. 
Le debía a una amiga un regalo y si había un lugar para comprarle algo era acá. Lo único es que para enterarse qué compré van a tener que consultarle a Ana en su blog! 

Hasta la próxima.