martes, 30 de julio de 2013

DiariosdeViaje: Londes, la despedida II

Ultimo día en Londres! Esta publicación no es azarosa, sino todo lo contrario. Hace exactamente dos años, Marce y yo estabamos saliendo de Ezeiza hasta nuestro prmer destino, París, por lo que me pareció una excelente idea para cerrar este capitulos de los diarios de viaje.

El ultimo día lo repartimos entre la Torre de Londres y la intersección más famosa, Picadilly Circus. 
Esta primer foto esta sacada desde al esquina de la publicidad de Sanyo, donde se ve la fuente con una estatua de Cupido. Pareciera que protege a todos los visitantes que se sientan a descansar en los escalones de la fuente, más aún a los enamorados.


A la noche fuimos a cenar a un restaurant que estaba a metros de la Torre del Puente del Londres. Volvimos porque fue el lugar donde almorzamos la primera vez, recien llegados a la ciudad. 
Además porque servían un jugo de manzana y mango exquisito :)
Por último, decidimos ir a saludar al Big Ben antes de volver al hotel para preparar las cosas para volver a casa.

Volvimos al hotel en el "underground" y nos sacamos la foto de la publicacion preguntandonos si íbamos a volver.


y saben qué?
Volvimos! :)

lunes, 29 de julio de 2013

Disfrutamos: New York y mi nueva compañera de emociones

He escapado de la ola polar de la última semana tomándome unas vacaciones en la gran Manzana. Como primera impresión puedo decir que es si es Grande, y que también es alta. Pero eso ya lo iré describiendo más adelante. Ahora solo quiero darle la bienvenida a mi nueva mejor amiga, la D3200. Una modesta cámara, recomendada por mi Sr. Marido, que supera a mi queridísima d40.
La compramos en un local a tono con la ciudad, es decir, gigante, llamado B&H; ubicado a pocas cuadras del Madison Square Garden.
Y a otras pocas cuadras del hotel donde estábamos alojados. Se llamaba The Wolcott y la verdad es que dejó bastante que desear.
Llegamos a la ciudad un día en que el local estaba cerrado -puntería yo?- así que recién tuve cámara de fotos en el segundo día de vacaciones.
Desde ese momento hasta la vuelta, no paré un segundo! hay cientos de fotos para compartir :)

viernes, 26 de julio de 2013

DiariosdeViaje: Londres, la despedida I

Después de tanto tiempo, y tantos períodos de cuelgue me toca empezar a cerrar nuestro viaje por París y Gran Bretaña del 2011. Lo bueno de esto, es que me obliga a refrescar los recuerdos una y otra vez en cada oportunidad que escribo; y lo no se si tan bueno es que me voy dando cuenta cuanto tiempo pasó desde aquellos dias.

Lo primero que voy a remarcar es que por ser las últimas noches elegimos un hotel un poco mas "monono". No es que el anterior no lo fuera, de hecho me encantó, pero si buscabamos algo mas elegante -como para hacernos los importantes jajaja- 
Así caímos en el "The Leonard Hotel". La ubicación era soñada, a pocas cuadras del Marble Arch y de uno de mis lugares favoritos en el mundo, The Spaeakers Corner.
"Qué es esto?" se preguntarán... es un sector delimitado del Hyde Park (extremo noreste) en donde desde 1872 se le habilitó a los ciudadanos londineses un lugar para expresar sus ideas, opiniones y quejas. Hasta el día de hoy continúa allí delimitado por la línea que se ve en la foto y suele utilizarse como punto de encuentro para debates de toda índole. Parece que el momento top de la semana es los sábados por la mañana.
Así las cosas, un lugar para hablar, uno de mis favoritos. Demasiado predecible, no?
 

Volviendo al hotel, era muy lindo.
Tenía un escritorio-tocador que me volvió loca con esa sillita que me encantó, y frente a él, un sillón amplio y la mesa con la tele como toque masculino. Algunos dirán que faltaba la PlayStation.

Pero lo más lindo era el baño. Si bien todavía me debato sobre el buen o mal gusto de publicar una foto de un baño, me lo permito por lo glamouroso que era. De más está decir que me traje todos los frasquitos y que no me traje la canastita que se ve al fondo porque mi Sr. Marido comenzó a calumniarme llamandome "chorra". Ese espejo gigante tenía un sector que se calentaba para desempañarse, seguramente algo nada fuera de lo común que a mí me pareció del siglo XXIII.

Pero la verdad es que como no fuimos a Londres sólo a ir al baño, mejor me avoco a las cosas que hicimos esos días y puedan resultar más interesantes para contar.
Lo primero que visitamos, pendiente de los días previos, fue el British Museum. Como ya dije antes, todos los museos en Gran Bretaña son gratuitos y este no era la excepción.

Es un museo gigante que tiene algunos tesoros. El primero, la Piedra Roseta, que supo fascinarme de chica cuando leía arduamente sobre Egipto. Esta al contener un texto en tres tipos de escrituras diferentes permitió el estudio de las primeros años de la civilización.
El otro tesoro que encontré son las partes del Partenón que no están en la Acrópolis Griega. Debido a que nunca fui a Grecia -y que con los años mi fascinación por los egipcios viró hacia los griegos-, estar cerca de estas figuras me pareció místico. Aquí foto de las figuras de los dioses que decoraban la fachada del templo.

A medida que íbamos recorriendo las salas, notamos que inmensa la colección de artículos de toda clase (esculturas, vasijas, joyas, monedas) que había de las civilizaciones antiguas. Encontramos un enorme pabellón de artículos estruscos, como la figura de la foto.

Carcomidos por la curiosidad, a la vuelta nos nuestro viaje nos pusimos a averiguar como habían llegado esas piezas a Londres (y a todos los otros museos de las otras ciudades a las que fuimos). 
Parece ser que un embajador inglés en oriente las iba "recolectando" de sus lugares de procedencia para formar una colección privada; que este embajador se endeudó fuertemente con el estado inglés y que acordó pagar esta deuda con estos objetos. Así que las cargó en barcos y las mandó a Londres, lástima que de estos barcos solo llegó uno; lo que significa que gran parte del tesoro se perdió en el camino.
El resto, fue adquirido "en buena ley" mediante expediciones diversas.

Por último vimos una exposición no permanente que no hizo más que acentuar nuestras ganas de viajar al país del sol naciente.

El último pendiente que teníamos en Londres era la Torre de Londres. La verdad, no sabemos como nos quedó para el final, pero fue una linda despedida.
Es un castillo con doble muralla, es como que uno tiene que entrar dos veces.

Una vez adentro, empiezan a aparecer distintos edificios, construidos en distintas etapas de la historia. Por ejemplo, hay edificios construidos originalmente con la Torre y otros construidos en la Dinastía Tudor (los que son marrones y blancos).

En frente de estos edificios se encuentra uno de los lugares más importantes de la Torre. Es la iglesia de Saint Peter ad Vincula (San Pedro Encadenado), en esta se solían enterrar los cuerpos de las personas que morían condenadas a la decapitación, que se llevaba acabo adelante de la iglesia -adelante del parquecito que se ve en la foto-. Dos de las más famosas enterradas allí son las primas y esposas de Enrique VIII, Ana Bolena y Catalina Howard.

Además, estan las joyas de la corona británica (no habia visto tantas piedras preciosas juntas hasta haber caminado por la calle de los diamantes en Nueva York hace unos días) y el Torre Blanca; que es algo así el lugar donde encerraban a todos los que iban a decapitar después. Se dice que por ahí anda todavía Ana Bolena, y que fue el ultimo destino de los "príncipes de la torre", el Rey Eduardo V de 12 años y su hermanito Ricardo de Shrewsburry Duque de York, de 9.
Cuando Eduardo fue coronado, Ricardo de Gloucester -de aquí en adelante denominado el tío copado- fue nombrando Lord Protector y en sus deberes de tutor -y por su más completa seguridad (?!) - los encerró en la Torre, los declaró hijos ilegítimos de su hermano y se auto proclamó Rey. Y por si a alguien le quedaba alguna duda, como era un hombre precavido, los chicos no vieron nunca más la luz del sol.
En 1674, realizándose tareas de mantenimiento en la Torre se encontró una caja con los cuerpos de dos chicos y si bien nunca se supo con certeza de quienes se trababan, ambos fueron sepultados en la Abadía de Westminster.

Otra de las cosas re bonitas y copadas -como la historia anterior- de la Torre es el museo de armas, entre los cuales podemos encontrar el cubo de madera y esa hacha gigante con la que se decapitaba gente, originales.

Muchas de estas historias las escuchamos siguiendo al guía que vemos en las fotos, generalmente acompañado de una nena que estaba copadísima con todas esas historias sanguinolientas.
También es cierto que seguimos al guía porque era la única manera de entrar a la iglesia de la Torre, que era lo que nos parecía mas importante y en la que no se podían sacar fotos. 
Malditos.


Hoy escribí mucho. Je.

martes, 16 de julio de 2013

Lucimos: lentes varios

Hace años que uso lentes de sol. No fue una decisión personal o estética; de hecho recuerdo con dolor lo vergonsozo que me resultaba usar lentes en la primaria; sino una decisión "´medica". Durante un tiempo tuve que proteger mi ojo derecho porque al no poder abrir y cerrarlo bien podía dañarse con las basuritas que andan por los ambientes.
Con el tiempo se iría transformando en costumbre, y después en cierto fetiche por los lentes.

Comencé usando unos lentes horribles que no me acuerdo donde me encontré tirados. Eran verdaderamente horribles, pero como para ese entonces había un uso funcional de los mismos no me importaba.
Más tarde, mi Sr. Marido, se sinceró rotundamente y me dijo que eran horribles, regalandome unos nuevos.
Los llamé los lentes de Susana (por Susana Gimenez) porque en las patillas tienen brillitos. Tienen un tono marrón y los estoy usando en la primer foto, en la que me estoy cruzando en una foto que estaba sacando Marce en el Castillo de Dublin.
 
Los segundos lentes los compré por internet, son Infinit y son enormes. Tienen vidrio violeta, lo que me encanta y generalmente los uso con ropa de colores azules, grises o negra, aunque en la foto no se ve bien porque tiene los colores retocados. Estabamos viajando con mi Sr. marido a Versailles
 
Los ultimos que compré son unos rosas sobre los cuales hablé previamente, ver A Q U Í.

Pero el dato de los color los dan los lentes sin vidrio. Si, increible como suena en Japón se usan muchísimo. Son un accesorio infaltable para las adolescentes desde que una de las chicas de Girl´s Generation los usa.
Cuando empezamos a interactuar con la gente del país del Sol Naciente notamos que algunas chicas usaban estos lentes de marco negro sin vidrio; afortunadamente el desconocimiento total que tienen del idioma español nos permitía ir señalandolas abiertamente con frases como "mirá, otra piba con lentes sin vidrio", pero seguíamos sin saber de donde venía esa moda.
Más tarde, escuchando música nos encontramos con un grupo de K-Pop (pop koreano, como el de Opa Gangnam Style) llamado Girl´s Generation, que si bien el link lleva a la pagina oficial, para vagonetas les cuento que son 9 adolescentes que cantan, bailando moviendo mucho los brazos y que suenan a la música que se escucha en los supermercados chinos.
Obviamente que estando allá me probé un par, los cuales mi sr. Marido vetó rotundamente. Esto fue en Nara, la primer ciudad Capital de Japón en una feria frente al Nara-Goen o Nara Park.

Pero como soy una persona perseverante, no me banqué ese no, y pocos meses más tarde me pedí un par por ebay. Lo amo. Pienso seriamente en ponerles vidrio y usarlos para leer. 


domingo, 14 de julio de 2013

Disfrutamos: Aldi en AbbeyRoad

Hace unos meses tuve la felicidad de volver a Londres. Uno de los objetivos era hacer las cosas que no habíamos podido hacer la primera vez; entonces ni lo dudé, agarré el mapa con toda la conviccion que tenía encima y me lo llevé a Marce a sus dos compañeros de trabajo Marcos y Nacho a Abbey Road.

Estaba lleno de turistas sacandose la mítica foto, cosa que no nos sorprendió, pero me dió ganas de hacer algo un poquito más copado.

Lo primero que hicimos fue seguir las instrucciones que tan amablemente habían puesto al costado de la calle. Sacamos unas cuantas fotitos y después hicimos magia. :)


miércoles, 10 de julio de 2013

Comimos: Lemon Piecitos

Hace mil que no escribo de cocina! y qué mejor momento que este, en el que estoy muriendo lentamente de hambre? 
Eso pensaba yo! el momento justo... es esto o me clavo un pote entero de dulce de leche.... asi que acá va una de mis últimas preparaciones.

Es una receta de mi programa preferido de cocina, Cocineros Argentinos. No puedo ver a diario el programa, ya que mi horario laboral me lo impide, pero siempre ando chusmeando por su página en busca de recetas. Lo que más me gusta de estas recetas es que son sencillas y con ingredientes que uno habitualmente tiene en casa.
También me divierte el programa porque gritan todo el tiempo y me hacen sentir como en casa.

La receta que elegí fue la del lemon pie, porque si bien soy amante del chocolate, me gustan muchísimo las tortas y tartas frutales. 


Receta: (aclaración! en casa somos dos, entonces para que no sobre mucho suelo dividir las cantidades de las recetas por dos. Ejemplo: dice 200 gr. de manteca; uso 100. De esta manera salen porciones más chicas y no terminamos comiendo lemon pie o lo que fuera hasta odiarlo). 

Masa: 
Harina 0000 - 150gr
Manteca - 100gr (a veces uso margarina...)
1 yema  - Esencia de Vainilla.
Preparación:
Derretir la manteca, agregarle la yema y la esencia de vainilla. Agregar lentamente la harina.
Colocar la preparacion en un molde (en este caso yo usé 4 chiquititos). Colocarlo sobre el molde presionando y cocinar 15 minutos a fuego medio.

Crema de limón:
2 yemas
Leche - 1/4 lts.
Azucar - 100gr
Jugo y ralladura de 1 limón
Almidón de Maíz - 30 gr (es la Maizena!)
1cda. de manteca
Preparación:
Calentar la leche junto a la mitad del azucar. A parte, mezclar el resto del azucar con el almidón de maíz, las yemas, el jugo y la ralladura del limón. Una vez mezclado, unirlo a la leche y cocinarlo revolviendo siempre hasta que hierva. Ocurrido esto, cocinar durante un minuto y retirar del fuego. Por último, agregar la cuchara de manteca, mezclar y reservar.

Merengue:
2 claras
Azucar - 110 gr
Agua - 40 cc
En primer lugar, hay que preparar el almibar cocinando el agua y el azucar a fuego fuerte hasta que se funda el azucar y quede un liquido espeso.
Después agregar el amibar a las claras batiendo durante 7 minutos.

Ultimo paso: armar el lemon pie!
En las tarteletas que preparé, o en cualquier otra caso en la tortera, vertir el contenido de la crema de limon  sobre la masa y arriba de decorar con merengue. Meter al horno a fuego lento hasta que el merengue esté doradito.
... y a preparar un buen té para acompañar. Salud!

Pd: la parte de "decorar con el merengue" me la llevé a marzo.

miércoles, 3 de julio de 2013

DiariosdeViaje: Día de Playa en Brighton

Día de Playa en Gran Bretaña!

Cuando armamos el viaje, hace ya casi dos años, tuvimos en cuenta lo mucho que me gusta el mar. Así, organizamos pasar un día en alguna localidad costera cercana a Londres. Obviamente, que estando en una isla las localidades costares sobraban, por eso estuvimos averiguando a dónde iban los ingleses a veranear. Nos encontramos con Brighton, una ciudad hermosa.
Era muchisimo más grande de lo que nosotros imaginábamos, lo que no fue la única sorpresa.

En primer lugar el mar no tenia arena. El agua iba y venía sobre unas piedras bastante grandecitas.
Por otro lado, nos imaginabamos metiendo los piecitos en el agua; cosa que no pasó, por que la temperatura no era precisamente la que tendriamos aca en febrero, sino mucho mas fría.
También nos llamó la atención el muelle de Brighton (Brighton Pier), pensabamos que nos ibamos a encontrar con un club de pescadores, como bien hay en Mar del Plata, pero nos encontramos con una sala llena de tragamonedas. Sin embargo, al final del muelle y casi sobre el mar había un restaurant hermoso. Se llamaba Palm Court y servía, obviamente los tradicionales "Fish and Chips".
Debido a mis habituales problemas con los "Fish", comí un plato de pollo; pero mi Sr. Marido se dió un festín.

El lugar tenía un hermoso paseo costero. Eran bellísimos los faroles, las paradas de colectivo; pero lo más hermoso de todo era un glorieta que estaba ubicada justo en frente del hotel.

El hotel era precioso! Ubicado sobre la avenida costanera, frente al mar. La habitación tenía muchísima luz, ya que tenía ventanas en los de las paredes, que andas dana al mar. Era la habitación nupcial (baticiño del conserje??) y estaba ubicada en el último piso.

Encontrándonos en los últimos días del viaje, nuestra vida fue mucho mas realajda. Caminamos por el mar, visitamos el muelle, cenamos y volvimos al hotel.
Al día siguiente nos levantamos super temprano porque teníamos que tomar el tren a Londres, pero antes bajamos a desayunar.
Estas sillitas que se ven en la foto son del barcito en el que desayunamos, que más que barcito era un puesto gigante de bebidas y dulces. Compramos uno chocolate caliente, un té y unas porciones de torta y nos sentamos a desayunar mirando el mar. No fuimos los únicos con la misma idea, muchas parejas, muchas mascotas nos acompañaron y nos despidieron en nuestro día en Brighton.

lunes, 1 de julio de 2013

Lucimos: El sweater "roto" de Japón

En septiembre del año pasado, con motivo de mi luna de miel hice, junto a mi Sr. Marido, un viaje increíble. No hay un día en que no tenga un flashback de lo que vivimos allá. Obviamente, ya va a haber Diarios de Viaje al respecto; pero lo que hoy quiero publicar es una de mis prendas preferidas, que como se imaginarán habla japonés.

Estoy hablando de mi sweater con enormes agujeros y una bandera británica. En la imagen lo combiné con un jean azul oscuro de Rapsodia, botas y remera negra, al igual que la cartera. Así me vestí uno de los primeros días de trabajo después de volver de tan hermoso viaje. La idea era destacar el sweater. Créanme que lo amo. Cuando lo uso, siento que tengo toda la onda del mundo.


No hay mucho más que decir sobre el objeto en sí, pero como esto es un blog de experiencias les voy a contar un poco más acerca de dónde lo compré.

Tokyo es una de las capitales de la moda, lo que pasa allá de a poco nos llega y por las cosas que hemos visto, me animo a decir que ellos llevan todo un poquito más al extremo.

Lo que más me impactó fue la cantidad de shoppings por cuadra. En realidad son edificios enteros dedicados a la venta de ropa, de mujer, de hombre, de niños; más tarde, con el transcurso del viaje me iba a dar cuenta de que en Tokyo todo es así: un edificio para ropa, un edificio con restaurantes, un edificio con karaoke.

Uno de los mas emblemáticos se llama Shibuya109; pueden ver de qué se trata A c a. No desesperen, arriba a la derecha hay una banderita de EEUU para cambiar el idioma de la pagina!
Obviamente hay un edificio de ropa de mujer, y a pocas cuadras otro con ropa de hombre. Los hombres compran ropa casi en la misma medida que las mujeres, también productos de cosmética. De más esta decir que mi Sr. Marido se negó rotundamente a incorporar esta costumbre.
Cuando entramos no lo pude creer, pisos y pisos con locales y locales de ropa. Además fue mi primer aproximación a un centenar de vendedoras terriblemente lookeadas que con voz bien finita nos recibian en las entradas de los locales y me invitaban a probarme todo.
El sweater de la foto lo compre en MitsuMaru - Secret Magic.
Hay como dos grandes estilos de ropa de mujer en Japón, por un lado es rosa super dulce (rosas, pasteles, encajes) y por otro, ropa tirando al punk (negros, rojos, gabardinas); MitsuMaru local tenía este último estilo.


Para llegar a allí tomamos el subte y nos bajamos en la esquina mas famosa de Tokyo, esa que cruza Scarlett Johanson en Perdidos en Tokyo. Llegar a Japón así fue impresionante. Pero de eso voy a hablar otro día. :)